LA DONA VISIBLE

La nueva colección de Allurina Manik deriva su inspiración de la relación abstracta que vincula a Gaudí y a Salvador Dalí. Además de la admiración que unía a Dalí con su antecesor, ambos artistas comparten la afición por el sueño como espacio de creación, donde la arquitectura deja de ser sólo una estructura funcional y el lienzo es donde se plasman las ideas sin límites. 

 

La colección se inspira en el sentimiento católico de Gaudí, unido al uso de colores vibrantes que se ven plasmados en las obras de ambos artistas; mientras que la fascinación de Dalí por la mujer, su musa constante, se refleja en estas piezas que son un homenaje a la feminidad, vista desde los ojos de dos grandes artistas catalanes.

 

Las piezas se realizan en oro de 14K, con una breve selección dedicada a la plata. Las piedras que dan color a cada creación son gemas naturales que se enmarcan en molduras detalladas y finas; mientras que la montura de algunas piedras mantiene el gesto característico de Allurina Manik, estableciendo una nueva relación entre el arte, la arquitectura y la joyería.